Cruz Roja Mexicana de la Juventud

 

Cruz Roja Mexicana    Alfonso Priani    Cruz Roja Mexicana Juventud    CR-MLR Juventud en el Mundo

 

regresar a inicio

Conoce más de la Cruz Roja de la Juventud:

Historia

Nosotros

Sistemas y Programas

Misiones Nacionales  Humanitarias

Secciones de Juventinos/as

Módulos

Todo México

Plan de Acción

Juventud en casos de desastre

Campamento Priani

 

 

Cruz Roja Mexicana:

Una gran obra en beneficio de las personas.

Tras emprender acciones de ayuda a los damnificados de las inundaciones que sumergieron a la Ciudad de Monterrey en 1909 y los esfuerzos de Luz González Cosío de Lopez, el 21 de febrero de 1910, el presidente Porfirio Díaz expide el decreto por el que es reconocida oficialmente la Asociación Mexicana de la Cruz Roja. Desde entonces, con fundamento en los principios de Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Voluntariado, Unidad y Universalidad, la Cruz Roja Mexicana ha sido en nuestra nación, la única organización civil de las personas para las personas, que ayuda sin discriminación de carácter desfavorable sobre la base de la gratuidad, a miles que sufren el desamparo en las horas de la desgracia…

Cruz Roja Mexicana ha demostrado contar con la confianza de todos, mantenerse por encima de las controversias y estar consolidada como la única organización capaz de movilizar millones de conciencias, miles de voluntarios y miles de toneladas de recursos para atender eficientemente a quienes se han visto afectados en sus personas y bienes por los embates de la naturaleza, por los accidentes y las enfermedades, por el abandono y la indiferencia. Y es solo con la ayuda desinteresada de las personas, es que nuestra Institución consigue llevar su luz de esperanza a todos los lugares, en todos los tiempos, en todas las circunstancias a quien más y con mayor urgencia la necesita… Subir

Alfonso Priani: Un héroe verdadero.

“¿Solamente a las personas adultas les es permitido ejercitar el bien dentro de la Asociación?.. No.
Los niños que son simiente de la humanidad, promesa de heroísmo, germen en pleno vigor, también tienen su lugar y su campo de acción amplio y fecundo en el seno de la Cruz Roja.
La sección destinada a ellos, se llama Cruz Roja de la Juventud.
La Cruz Roja ha trabajado en todas las calamidades públicas y en el campo de batalla mismo,
Pero también, en tiempo de paz hace obra generosa y noble,
Forma parte de ésta, la obra de la cruz roja de la juventud.”

 

Dr. Alfonso Priani González Guerra
1888 - 1945
Fundador de la Cruz Roja Mexicana de la Juventud.

El Dr. Alfonso Priani nació el 4 de Octubre de 1888 en la Ciudad de México.

Estudió hasta la preparatoria en Xalapa y regreso a la capital para ingresar a la Universidad de Odontología a la que después de titularse como médico odontólogo, le dedicó 27 años como profesor y 9 como Director.

Fue buscado para ocupar un gran número de importantes puestos públicos, fue Jefe de Psicopedagogía en la Secretaría de Educación Pública, Presidente del Patronato Rafael Donde, Subsecretario del Departamento General (Hoy Gobierno del Distrito Federal), Director de la Lotería Nacional, Secretario de la Beneficencia Pública, (puesto durante el cual lucho por hacer la vida más tolerable a los internos del manicomio).

Inició los desayunos escolares, idea que se convirtió en una actividad fundamental en el país para beneficio de los niños/as.

Su Título profesional de Cirujano Dentista, La bandera y su brazal empleados en la Batalla de Agua Prieta, uno de sus medalleros acompañadas de la foto que le fue tomada sobre las ruinas de la Delegación de León Gto. después de una inundación.

Con una gran preocupación, procuro la atención a los niños desvalidos que vagaban por las calles llevándolos al dormitorio La Soledad (construido por iniciativa suya) donde les ofrecía comida, abrigo y limpieza, pero especialmente afecto.

Ingresó como Voluntario a la Cruz Roja y tuvo una actuación histórica en los difíciles días de la Decena trágica cuando a pesar de lo peligroso de la situación, recorrió día y noche las calles sitiadas de la Ciudad en busca de heridos a los que recogía y atendía. Por estos servicios fue nombrado Jefe de Ambulancia y con tal cargo, dirigió las operaciones de socorro en las sangrientas batallas de la Revolución Mexicana. Caben destacar su intervención en la batalla de Agua Prieta y haber trasladado a la Ciudad de México desde Tlaxcalantongo Puebla, bajo el amparo de la bandera de la cruz roja, el cuerpo asesinado del ex presidente Venustiano Carranza.

Al restablecimiento de la paz, continuó su labor en la Cruz Roja, en la beneficencia y en la Universidad. Para Cruz Roja, editó un Reglamento que fue adoptado por los países iberoamericanos.

Cuando el Volcán Paricutin, nació en territorio michoacano, se dirigió para prestar auxilio en todo lo que fuera posible. Preocupado por los damnificados, durante un rescate se acercó tanto al volcán que cayó junto con su caballo sufriendo fracturas quedando a merced de los  gases que emanaban del cráter, lo que le provocó una leucemia aguda que a la edad de 56 años lo llevo a la muerte el 27 de Febrero de 1945 en su casa de la Ciudad de México.

El Dr. Priani recibió el cariño de tantas personas a las que había ayudado, en hombros fue llevado hasta el Panteón Francés y durante su entierro estuvieron presentes una ambulancia de cada estado del país rindiéndole homenaje con el sonido de sus sirenas mientras era bajado su cuerpo al sepulcro.

El Dr. Alfonso Priani, hombre justo, honesto y fuerte, fue uno de los más destacados voluntarios de Cruz Roja Mexicana, a quien se deben muchas de las bases del sistema actual de respuesta en el servicio de urgencias y desastres. Sin embargo, la obra más importante que creo, fue la Cruz Roja de la Juventud, que hasta la fecha, se ha significado por la formación de los/as dirigentes de la Institución, por el acercamiento del concepto de la Cruz Roja a la niñez y por promover de manera sostenida, los ideales del Movimiento, más allá de la Institución misma.
Fue un Voluntario apasionado por remediar el sufrimiento de la gente, sus actividades representaron siempre grandes cambios y profundas transformaciones en la historia de la Cruz Roja Mexicana. 

Subir

Cruz Roja de la Juventud:

Una historia de pasión por la Humanidad.

El Dr. Priani al centro de las enfermeras y los juventinos/as

Nace la idea, pero aún no se puede hacer mucho…


Aunque ya desde 1926, en diversas escuelas de la capital del país y en algunas filiales, se habían hecho intentos por establecer grupos escolares de la Cruz Roja de la Juventud, la ausencia de planes definidos de trabajo que guiaran estos esfuerzos, fue una gran barrera que causó confusiones y desvaneció muchas iniciativas en la Capital y en el interior del país.

Abanderamiento del primer grupo escolar de la Asociación Mexicana de la Cruz Roja de la Juventud.

Abril de 1928, la Secretaría de Educación Pública y la Cruz Roja Mexicana, firman una serie de acuerdos para formar grupos escolares de Cruz Roja. El Dr. Alfonso Priani, Comandante General de Ambulancias de la Institución, se da a la tarea de organizarlos.
Es él, quien estableció formalmente la Cruz Roja de la Juventud, entre 1927 y 1928 al fundar y abanderar en la Escuela de Experimentación Pedagógica “Gelacio Gómez”, en la Ciudad de México, la primera unidad escolar de la Cruz Roja.

En 1929, el Dr. Priani, escribe sobre los motivos y la necesidad de asociar formalmente a los grupos juveniles a la Sociedad Nacional. Así surgen con el nombre de Asociación Mexicana de la Cruz Roja de la Juventud.
 

En 1934 los/as jóvenes Cruz Roja se encuentran presentes en la inauguración del nuevo Hospital Central de la Cruz Roja en las calles de Durango y Monterrey.

El Cuerpo de Voluntarios de la Cruz Roja de la Juventud recibe a los niños y niñas refugiados de la guerra civil española.

Llamados por primera vez…
 

Es 1937, la Cruz Roja Mexicana ha sido encargada para auxiliar a los niños/as refugiados de España acogidos por el gobierno del Gral. Lázaro Cárdenas. Los niños/as y jóvenes de la Cruz Roja, participan activamente en su recepción y acondicionamiento, siendo una parte fundamental en el encuentro de los chicos y chicas españoles con los mexicanos.

El Presidente de la República, Lic. Pascual Ortiz Rubio recibe la bandera de la Cruz Roja de la Juventud.

El programa de Juventud es aún una utopía.

 
Durante los siguientes años, las labores de “Juventud” serían muy limitadas. Las labores más importantes de los Grupos formados en las escuelas por el Dr. Priani, caracterizados por ser sumamente numerosos, son el adiestramiento en primeros auxilios, la participación escolar y la ayuda que le pueden brindar al entonces Comité de Damas en el desarrollo de los eventos y colectas.
Así, todavía sin un reconocimiento real, Juventud es considerado como “semillero de camilleros" (como llamaban en aquel tiempo a quienes salían en ambulancias), título que le costaría mucho quitarse de encima.
Juventud no es muy tomada en cuenta pues el gran caudal de eventos de urgencias que se desarrollan entonces, opaca todas las actividades de las demás áreas de la CRM.

En los cincuenta se reanudan las ceremonias de abanderamiento de los Grupos Escolares en la Ciudad de México. Cada escuela que tenía su grupo de primeros auxilios se abanderaba con el nombre de Juventud y el de su escuela.

Enfermeras, Doctores, Administrativos, Camilleros e integrantes de la Cruz Roja de la Juventud en el patio del Hospital del  Distrito Federal en la Colonia Roma.

Resurge la Juventud de la Cruz Roja…


Estamos en 1954, el crecimiento de la Ciudad de México no se detiene y cada vez es más necesaria la presencia de la Cruz Roja, se vuelve imperioso tener más ambulantes, (nuevo nombre del personal que salen en ambulancias). Elementos del Cuerpo de Ambulancias acuden a la Secundarla Diurna No. 3 “Niños Héroes de Chapultepec” a invitar a los alumnos a pertenecer a la Institución.

Para iniciar la capacitación de estos/as jóvenes, es comisionado el Segundo Oficial José Morales Becerra (Promotor de grupos de primeros auxilios de la Secretaría de Educación Pública), y así en el ciclo escolar de 1955 se inician formalmente las actividades del grupo. Hecho que marcaría el inicio de la nueva organización formal de la Cruz Roja de la Juventud en México.
El nacimiento del nuevo grupo coincide con el inicio de las celebraciones del día de los Niños Héroes en el monumento erigido en su honor. Para el 13 de Septiembre, el Profesor Morales, consigue una tienda de campaña, catres y un buen número de camillas militares, instalando así en primer puesto de socorros en ese tipo de servicios. Durante el desfile, el gran número de alumnos desmayados y con lesiones menores que son atendidos por sus compañeros, inquieta a los/as espectadores a investigar la forma de pertenecer a la Institución. Una gran lista de aspirantes de otras secundarias y primarias de la capital, anima la formación de nuevos Grupos Escolares de Cruz Roja Juvenil. Así resurge el movimiento de la CRJ entre los jóvenes escolares.

José Morales Becerra: Un hombre de compromiso incontrolable.

El Profesor Morales, toma muy en serio su papel de formador de jóvenes Cruz Roja. Con este compromiso, integra un verdadero plan de acción que pronto daría grandes resultados.
Para empezar, hay que distinguir a los alumnos/as de los integrantes de la Cruz Roja adulta: No obstante que el uniforme es parecido, ya que los socorristas utilizaban uno semi-militarizado muy parecido al de las secundarias varoniles, pide permiso para que se usen corbatas negras. Al no haber un sector especifico para Juventud, adapta el que usaban los/as adultos (un triángulo blanco con una Cruz Roja) colocándole una “jota” en la parte baja de la Cruz Roja.  Algunos siguen creyendo que Juventud seguirá siendo solo un sueño. De los grupos escolares fundados por el Profesor Morales, surgen las primeras generaciones de dirigentes, llamados Instructores, jóvenes mayores que lo mismo ayudaban a organizar al grupo escolar, que impartían clases. Subir

Juventud empieza a crecer a pasos agigantados…

Nuevas generaciones de Instructores ayudan al Profesor Morales, en su labor proselitista y docente en un gran número de escuelas secundarias y primarias en el Distrito Federal.
Las labores de estos entusiastas jóvenes dirigentes y de su guía, se ve recompensada al incrementar en forma muy importante el número de voluntarios/as de la Cruz Roja de la Juventud llegando en 1960, a los 1700 registrados y más de 800 activos. En 1979 se contaba con 54,000 miembros en todo el país.

Es hora de integrarse plenamente como organización…

Si en 1955, las reuniones de los/as jóvenes se realizan en las propias escuelas, para la década de los 60, el Profesor Morales ve la necesidad de que los chicos y chicas de las diferentes escuelas convivan entre sí y los reúne los sábados por la tarde en el parque Ajusco, muy cerca del Hospital de la Cruz Roja.

Las actividades que realizan son cada vez más grandiosas y ya es tal la cantidad de voluntarios/as de Juventud dirigidos por unos cuantos, que Cruz Roja Mexicana ve la necesidad de que este gran grupo tenga un control desde el punto de vista administrativo, una supervisión operativa y que cuente con un lugar para que se efectúen las reuniones de sus líderes.
La Institución, decide integrarles formalmente y dotarles de un despacho en la Colonia Roma a dos cuadras del Hospital de la Cruz Roja y en donde otros Comités tienen oficinas. Este espacio, adaptado por ellos mismos pronto sería insuficiente para albergar a la cantidad de voluntarios/as que a diario asisten.

Mientras en toda la República, los grupos de juveniles van tomando fuerza.

Juventinos/as de Ciudad Madero con los integrantes de su Delegación.

Una nueva dificultad superada…


Los/as Juveniles, (nombre con el que, por aquellos días, eran conocidos los/as jóvenes Cruz Roja), tienen que entregar en 1962, el despacho y un mes después son trasladados a la obra negra que tiene aún muy pocos lugares con cuatro paredes, de lo que hoy es el Hospital Central de la Cruz Roja, en Ejercito Nacional 1032 en Polanco.

Los muchachos y muchachas de Juventud, inspirados por su guía, no se decepcionan y otra vez, su entusiasmo hace maravillas: bajo su dirección, con herramientas conseguidas y con grandes esfuerzos, crean un lugar cálido para recibir a los/as jóvenes y utilizan toda la construcción para practicas. La Cruz Roja de la Juventud sigue creciendo, sus nuevas e improvisadas oficinas, bodegas y salones llegan a recibir en ocasiones hasta 120 alumnos en una sola clase. Las escuelas no han sido descuidadas y siguen integrándose nuevas.   Subir

Juventud se consolida a sí misma…

 

Al estar integrado por estudiantes, Juventud pronto eleva el nivel de la capacitación que imparte, llegando incluso a superar a la del resto de la Cruz Roja en ciertas materias. Sus integrantes ponen en práctica sus conocimientos escolares en Secciones como las de Instructores, primeros auxilios y la femenil, elevando por mucho, el nivel y la calidad las actividades.
Estudiantes de medicina forman el Cuerpo Medico de la Juvenil que daba consulta a los socios y auxiliaba en los servicios de la Cruz Roja.

Las secciones de excursionismo, montaña y grupos de acuático, excursionismo y hasta paracaidismo tuvieron su origen en la Cruz Roja de la Juventud.

A mediados de los 60, Juventud ha ampliado su ámbito de acción de una forma impresionante, se han logrado ya los Cursos de Formación de Dirigentes, cada vez más secciones y grupos de trabajo son creados, se refuerza la capacitación y difusión nacional.
Cada vez más intervenciones importantes, en tiempos de paz y en desastres hacen crecer la notoriedad de la Cruz Roja de la Juventud.

Los miembros de Juventud hacen constantes viajes al extranjero y reciben Grupos de otros países. En 1965, de jóvenes puertorriqueños y norteamericanos, miembros de la Cruz Roja, que son alojados en las casas de los/as socios/as de Juventud en el Distrito Federal y en el interior de la República.
Este evento facilita el intercambio de conocimientos con otras Sociedades Nacionales.



El movimiento de la Cruz Roja de la Juventud toma un gran impulso, sin precedentes, en todo el país. Varias Delegaciones se interesan en asociar a los/as jóvenes a sus filas y así, nace Juventud en Naucalpan, Tlalnepantla, Guadalajara, León, Mérida, Poza Rica, Coatzacoalcos, Chihuahua, Monterrey, Tampico, Torreón y algunos otras ciudades.

Desde entonces, poco a poco, la Cruz Roja Mexicana de la Juventud, habría de experimentar una rápida expansión hacia más filiales del país, fortaleciéndose a través de sus programas, como uno de los más importantes y representativas organizaciones de voluntarios de la CRM.    Subir

En busca de una mayor identidad…

La Cruz Roja Mexicana sigue creciendo en lo estructural y en lo organizativo. Juventud ha tomando tanto impulso que surgen algunos inconvenientes con algunos miembros de la Cruz Roja adulta. Estas dificultades obligan al Profesor Morales y a sus colaboradores/as mayores a buscar una mejor distinción e identidad al grupo. Una medalla recibida por el Dr. Priani con el Escudo “Cuero de Toro” de la Heráldica, con una Cruz Roja y la leyenda "IN HOC SIGNO SALUS" (en este signo la salvación) los hace coincidir en que es el que más representaría las características de vitalidad y empuje de los/as jóvenes de la Cruz Roja. Al escudo le es inscrita la de "JUVENIL", que pronto habría de ser cambiado por “JUVENTUD”. La organización cambia su imagen conforme crece y se renueva.

Acción, esperanza, fuerza, empeño.
Juvenil, Juventud, Asociación, Sección, Comité…

En Septiembre de 1967, ante un pleno nacional el Sr. Presidente de la Cruz Roja Mexicana, haciendo eco de los grandes cambios que ocurrieron en la Institución y por recomendaciones de la Federación Internacional, recuerda a todos que somos una Institución Internacional y con un mismo orden, por lo que hace mención que con la nueva redacción de los estatutos de Cruz Roja Mexicana, se reconoce a la Cruz Roja de la Juventud, su nombre y el estatuto de Comité permanente de la Sociedad Nacional, dándole la misma importancia que el resto de los entonces llamados Comités.
Se dispone que cualquier Sección Juvenil de cualquier área de la Cruz Roja, sea integrada a la Cruz Roja de la Juventud.
Una vez más, Juventud levanta polémica. Los/as adultos concluyen que el nombre de Cruz Roja de la Juventud, implica una separación con la Cruz Roja Mexicana. Sin embargo, los Seminarios Nacionales que definen el proyecto asociativo de la CRJ, el carácter del grupo como educativo, formativo, colegial, juvenil asistencial y de apoyo, y con el fundamento de los estatutos del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, se deja más que justificado el nombre de Cruz Roja de la Juventud. Nombre con el que orgullosamente se dio a conocer, llevaría hasta nuestros días y con el que ha gestado grandes cambios en la Institución y desarrollado sus actividades. El uniforme beige, se mantendrá en Juventud por más de 30 años.

Desde su reorganización y hasta mediados de los años sesenta, los/as elementos de la Cruz Roja de la Juventud, se dedican en forma primordial a la ayuda en hospitales, asilos, casas hogar y a los primeros auxilios, encargándose de los servicios especiales en eventos masivos donde algunas ocasiones llegaban a ser más de 800 voluntarios/as. Secciones como la de Actividades Especiales en Primeros Auxilios, (AEPA) del DF y otras de algunas Delegaciones, obtienen grandes reconocimientos.

Juventud Córdoba propone el uso de la boina roja y esta se convierte en el elemento mas representativo de Juventud.   Subir

El Movimiento Nacional de la CRJ, se solidifica y arraiga…


Para la segunda mitad de la década de los sesenta, con el cambio de imagen, también se origina un gran cambio de actividades en general para los muchachos y muchachas voluntarios/as. Al ser nombrado Presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (antes Liga) el Presidente de la CRM, ofrece un mayor apoyo institucional a la Juventud y le exhorta a retomar los tres grandes grupos de trabajo (Programas) en los que se engloban las actividades de la Cruz Roja/Media Luna Roja de la Juventud. De esta manera, son reforzadas las acciones que ya se realizaban.

En 1971 y 1981 la celebración en México de los I y II Consejos Mundiales de la Juventud a los que asisten más de 1000 voluntarios de todas partes del mundo, solidifica la posición de la Juventud en la Sociedad Nacional. Para esas alturas, Juventud es el tercer entonces Comité de la Cruz Roja Mexicana con más organizaciones Locales en las filiales y el segundo con la mayor cantidad de voluntarios/as.

Es para estas fechas, que Juventud ya no está conforme solo con brindar servicios de primeros auxilios. El interés por ayudar cada vez más y mejor, lo lleva a incursionar en el estudio de la problemática de la salud y el bienestar social y a proponer acciones concretas en favor de su solución. Ahora se intenta dirigir a la Cruz Roja Mexicana de la Juventud hacia la asistencia, la protección de la salud y de la vida y el desarrollo social.

El reclutamiento y formación del voluntariado, la preparación de dirigentes y la organización estructural de Juventud serán profundizados en todos los foros.

En la década de los 70, Juventud llegaría a su momento dorado, amplía de forma importante sus programas de trabajo. Sin descuidar sus actividades originales, tales como los Primeros Auxilios, el Salvamento, los Rescates y los socorros, inicia la difusión del Derecho Internacional Humanitario y mejora la capacitación y el adiestramiento. El trabajo en la comunidad hacia los grupos más necesitados y la ayuda mutua crecerían a niveles inesperados. Juventud aporta cada vez más líderes a la Cruz Roja adulta.

1980, Primer Reunión Nacional de Presidentes, en la Ciudad de México, a la que asisten dirigentes representantes de 17 organizaciones locales. Al siguiente año, en la segunda Reunión Nacional, Juventud Naucalpan propone el cambio de uniforme y se aprueba sustituyendo el de color beige por la combinación de camisola blanca y pantalón azul marino y eliminando cualquier distintivo que tuviera semejanza militar. A Juventud le seguirían el resto de los entonces Comités Nacionales.
Cada vez más organizaciones locales promueven cambios trascendentales en la organización. Por ejemplo, Juventud Ecatepec, propone el primer manual encaminado a la formación del personal.
El “Curso Básico Nacional” (hoy Curso de Inducción), sería detonante para el proyecto educativo de la Cruz Roja de la Juventud y de muchos programas de capacitación de la propia Cruz Roja Mexicana. De ahí, partirían decenas de programas formativos.

Su tradición formativa y estudiosa hace que en 1982, el Consejo Nacional, le encargue formalmente la importantísima labor de llevar a cabo la preparación del personal de la Institución y la difusión a las autoridades y población, del Derecho Internacional Humanitario, para la protección de las víctimas de los conflictos armados. La Reunión Nacional de Juventud de este año servirá de marco para la entrega del programa.     Subir

La Cruz Roja de la Juventud ha sido tan versátil en su trabajo que sus integrantes son capaces de trabajar lo mismo en el desarrollo comunitario que apoyando al Área de Socorros en la atención a víctimas.

En 1984, en el desastre causado por la explosión en San Juan Ixhuatepec México, Juventud asiste las labores de atención de heridos y sirve como un importante trabajador social con los/as niños/as damnificados/as.


El terrible sismo de 1985, que provoca un sinnúmero de personas afectadas y desequilibra completamente la vida de la Ciudad de México, activa a toda la Cruz Roja y Juventud no es la excepción. Juventud contribuye ampliamente en las labores de rescate, recibo, selección y distribución de ayuda humanitaria para los/as miles de damnificados/as y se encarga además de una función muy especial: la localización y búsqueda de personas extraviadas. Subir

Durante los días siguientes a la emergencia, la Cruz Roja de la Juventud demuestra su organización logrando enviar más de 5,000 mensajes de “buena salud”, realizando más de 3,600 búsquedas y localizaciones de extraviados y registrando cerca de 2,400 decesos.
La experiencia del 85 hace que en el año siguiente, durante la Reunión Nacional, se formalice la ampliación de la cobertura de los servicios prestados por la Cruz Roja de la Juventud con un nuevo programa: Localización y Búsqueda. (Conocido actualmente como Restablecimiento de Contactos Familiares)
A partir de 1988, el devastador Huracán Gilberto (que azotó el país a lo largo del golfo), pondría otra vez a prueba los programas de asistencia en casos de desastre que presta Juventud. Poco a poco, se amplían y mejoran los sistemas y las redes de ayuda crecen entre las organizaciones Locales.

Cada Reunión Nacional se convierte en un nuevo foro de expresión para los/as jóvenes Cruz Roja. Constantemente se crean y desarrollan programas de auxilio y prevención. Se amplían las actividades de amistad, comprensión, cooperación, solidaridad y ayuda mutua.
Los esquemas de trabajo se mejoran considerablemente al hacerse cada vez más profesionales. Los entonces Comités locales entablan diálogos y discusiones que dan como resultado la implementación de modernos sistemas.
Temas tan importantes como la nueva organización de Juventud, las unidades escolares, el Servicio a la Comunidad, la investigación y desarrollo, el voluntariado, son tomados muy en cuenta en las locales, para mejorar la ayuda.   
Una casa nacional para la Juventud…

En Julio de 1990, 14 hectáreas rodeadas de bosque son el marco ideal para que los voluntarios/as de la Cruz Roja se preparen y acrecienten sus programas.
La Cruz Roja Mexicana hace un gran esfuerzo por inaugurar el
Campamento Nacional de Juventud Dr. Alfonso Priani.

Para mediados de la década de los 90, el compromiso de la Juventud con la Cruz Roja toma un nuevo cauce.
Aunque las condiciones del país, de los/as jóvenes de hoy y del momento histórico de la Institución no son las más adecuadas para el desarrollo, la Cruz Roja de la Juventud, distinguida por su empeño y actitud, no se desanima.
Los problemas de los chicos y chicas, mellan las filas de la organización, pero a cambio, se trata de lograr una mayor calidad, profesionalismo y hacer más significativo el deber para con los necesitados, con el país y con la Sociedad Nacional.     Subir

Una nueva Juventud para un nuevo milenio…    
Para el año 2000, la Sociedad Nacional de Cruz Roja Mexicana en su conjunto entró en un proceso de transición y transformación, en la que se buscaba modernizar y convertirla en una Institución de vanguardia que respondiera a las necesidades humanitarias que la sociedad mexicana demandaba ante un mundo cada vez más globalizado.
La Cruz Roja Mexicana de la Juventud también inicia un proceso de transformación estructural, que la llevaría a replantear su objetivo y a definir su misión dentro de la Cruz Roja Mexicana.

Tras la revisión y aprobación de los Estatutos de Cruz Roja Mexicana en el mes de marzo del 2003, la Juventud de Cruz Roja Mexicana se estructuró como un Área Nacional, dejando atrás el nombre de “Comité” para convertirse en una Coordinación Operativa.

En esa época se implementarían nuevas normas y estructuras destacando que por primera vez en su historia, la estructura nacional de la Cruz Roja Mexicana de la Juventud estaría conformada e integrada con dirigentes procedentes de las Delegaciones de la república, hecho que permitirá abrir procesos de desarrollo desde la perspectiva y experiencia de las organizaciones locales. También se revisarían y alinearían los programas nacionales de Juventud conforme a una nueva misión definida a través del servicio, la protección y la formación de los/las jóvenes.

Las organizaciones de la Cruz Roja Mexicana de la Juventud de todos los niveles iniciarían la instrumentación de un nuevo esquema de Juventud con el propósito de conformar un área fuerte y sólida que tuviera personal operativo y técnico formado en la doctrina y la asistencia humanitaria que este al nivel de las exigencias institucionales y la proyecte como una verdadera educadora, generadora de lideres y actividades de trascendencia para el bienestar de las personas.

Tras cumplir 80 años de su fundación, hablar de las miles de historias de compromiso, heroísmo, ánimo y lealtad que los/as voluntarios/as de Juventud han vivido por todo el país, a lo largo de muchos años de servicio solidario y cooperación social, sería imposible en unas líneas, pero es de reconocer que la Cruz Roja de la Juventud se ha caracterizado por su participación entusiasta, dinámica y desinteresada en la vida interna de la Cruz Roja Mexicana, en la asistencia a los más vulnerables, en el servicio a la comunidad y la atención a las víctimas de las grandes catástrofes que han azotado nuestro país.

 

Iniciadora de la capacitación en materia de doctrina institucional y de investigación para el desarrollo, gestora de muchos cambios en el resto de la Institución, Juventud ha estado y estará, siempre al pie de la bandera de la Cruz Roja, Apoyando, sirviendo, confortando.

Subir

Antecedentes de la

Cruz Roja - Media Luna Roja de la Juventud en el Mundo.

1852

Henry Dunant participa en la fundación de la Unión de Jóvenes Cristianos (YMCA).

1892

La primera iniciativa oficial de asociar a los/as jóvenes con el trabajo de la Cruz Roja sucede en 1892, en que el Comité de Damas de Moravia presenta una propuesta a la V Conferencia Internacional, la propuesta fue rechazada por lo que hubo que esperar a que la idea ganara terreno. A nivel nacional, se realizaron con buenos resultados varios intentos de integrar a los/as jóvenes en la labor de la Cruz Roja. Por ejemplo: en los Países Bajos, durante la guerra fracoprusiana de 1870, se pidió a los niños de las escuelas que hicieron vendas con sabanas usadas; en Bulgaria en 1885.

1899 - 1902
Los niños y niñas son integrados a las actividades de la Cruz Roja y ayudan en la fabricación de vendas y regalos para los heridos y prisioneros de guerra. Tienen un desempeño ejemplar durante la guerra de los Boers o guerra de Transvaal en Sudáfrica, en la que su desinteresada ayuda, facilita la realización de muchas de las acciones de la Cruz Roja. Durante esta guerra, en Canadá, un grupo de escolares es guiado por su profesora para trabajar para la Cruz Roja bajo el nombre de “Las Hojas de Maple”.

1906.
Los/as jóvenes ayudan a la Cruz Roja de Estados Unidos a aliviar el sufrimiento de las víctimas del terremoto de San Francisco. Esta es la primera contribución de los/as jóvenes a la labor de la Cruz Roja en tiempo de paz.

1914 - 1922
Desde el comienzo de la Primera guerra mundial, los/as jóvenes participaron en varios países en los esfuerzos realizados por la Cruz Roja para prestar asistencia a los soldados y a las víctimas del conflicto.

1918
Se organizan programas de Juventud en cuatro países: Canadá, Australia, Italia y Estados Unidos de Norteamérica.

1919
Al darse un mayor impulso a las actividades en tiempo de paz, con la fundación de la Liga de Sociedades (Hoy Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja), se contribuye al éxito y rápida expansión del programa de Juventud.

1921
Hasta este año, se han fundado secciones de la Juventud en Bulgaria, Checoslovaquia, Gran Bretaña, Hungría, Nueva Zelandia, Polonia, Suiza y Yugoslavia. Durante 1922 en Francia, Japón, Rumania y Suecia.

1922
El programa de Juventud fue oficialmente reconocido y apoyado por la resolución num. 18 del Consejo General de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

1923
Se establece la Oficina Internacional de la Juventud de la Secretaría de la Federación.

1924
El Consejo General de la Federación, en su Resolución No. 23 (Paris) declaro que aun cuando la escuela sea el principal campo de actividad de la Cruz Roja de la Juventud, debe apoyarse la creación de grupos extraescolares. Este fue el comienzo de la expansión del programa de la Cruz Roja de la Juventud.

1925
Se fortalece el programa de Juventud con la celebración de la Primera Conferencia Mundial de Educadores.

1935
El programa de Juventud ha tenido un gran éxito y se han organizado secciones en 51 países con un total de 15 millones de miembros. Los objetivos de la Juventud se especificaron en 3 programas: Protección de la Salud y de la Vida, Ayuda Mutua, Amistad Nacional e Internacional

1940 - 1945
Durante la segunda guerra mundial, la Cruz Roja / Media Luna Roja de la
Juventud participa ampliamente en la labor humanitaria de la Institución.


1946
Tras la guerra, Juventud recibe un nuevo impulso en la Conferencia Europea de la Cruz Roja juvenil celebrada en Estocolmo. La Federación establece el Comité Consultivo de la Juventud para asesorar los programas en todo el mundo.

1952
La XVIII Conferencia Internacional de la Cruz Roja, celebrada en Toronto, abre nuevos horizontes a la Cruz Roja de la Juventud, poniendo de relieve la importancia de hacer participar directamente a los y las jóvenes en la planificación y la ejecución de las actividades de la Cruz Roja de la Juventud, de integrarlos en las actividades diarias de la Sociedades nacionales y de asegurar su presencia en los órganos consultivos de la Juventud en todos los niveles. Se declaro que la Cruz Roja de la Juventud es parte integrante de la Sociedades Nacionales.

1965
La XX Conferencia Internacional de la Cruz Roja, celebrada en Viena, aprueba oficialmente los siete Principios Fundamentales y enuncia nuevamente los objetivos principales de la Cruz Roja de la Juventud añadiendo un cuarto programa: Difusión de los principios de la Cruz Roja y del Derecho Internacional Humanitario. La Conferencia resalta el importante cometido de la Cruz Roja de la Juventud en la realización del programa de desarrollo de la Federación.

1963
Con la Segunda Conferencia Mundial de Educadores se reafirma la función educativa del programa de la Cruz Roja / Media Luna Roja de la Juventud.

1914
114 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja reunían en total 87 millones de miembros en la Cruz Roja / Media Luna Roja de la Juventud.

1971
Se celebra en México, el Primer Consejo Mundial de la Juventud, 50 países hacen una declaración sobre la contribución de los/as jóvenes al fomento de la paz y la solidaridad en la labor diaria de la Cruz Roja.

1975
Juventud sobresale como tema en la Primera Conferencia Mundial sobre la Cruz Roja y la Paz.

1976
Año dedicado a la Juventud con el lema: “La Cruz Roja es joven”.

1977
El Consejo de Gobernadores de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la Reunión de Directores de la Cruz Roja de la Juventud, aprueban cinco resoluciones que son la base de las tareas prioritarias tanto presente como futura del programa de Juventud.

1981
Se celebra el Segundo Consejo Mundial de la Juventud en la Ciudad de México.

1989
El "Supercamp" - la primera reunión mundial de jóvenes de la Cruz Roja / Media Luna Roja, en la que se reunieron en Italia 511 jóvenes de 132 Sociedades Nacionales.

1999
"Youth Power" en Suecia, la segunda reunión mundial de jóvenes de la Cruz Roja / Media Luna Roja, reunió a jóvenes de 120 Sociedades Nacionales.

1991
Aprobación por parte de la Asamblea General de la Política de la Juventud de la Federación Internacional.

2004
Los representantes de la Juventud de 27 Sociedades Nacionales se reunieron en Tarragona para debatir cómo lograr una mayor participación de los jóvenes, no sólo como representantes de un grupo vulnerable, sino como socios con la capacidad de aportar un valor añadido al trabajo de la Federación en su conjunto.

Hoy en día, casi la totalidad de las 181 Sociedades Nacionales tienen secciones y programas de juventud. De los 97 millones de voluntarios y miembros del Movimiento, se calcula que más de la mitad son jóvenes.

Con información del

Manual del Curso Básico Nacional de Juventud

CRUZ ROJA MEXICANA I.A.P. DERECHOS RESERVADOS DE TODAS LAS FOTOGRAFÍAS HISTÓRICAS

Subir

 Cruz Roja Mexicana de la Juventud - Cruz Roja de la Juventud - Cruz Roja Juventud - Media Luna Roja de la Juventud